viernes, julio 14, 2006

Una guerra diaria


Hoy he decidido entrar a batallar. Es la guerra.
Que se preparen todos los buscadores de jaleo y
de jarana, de cachondeo y juerga sana. (¿Rima?fue sin querer)
Que hoy salgo.
Y como una mota de sol brillaré. Me pondré más que guapa y estaré más contenta que unas castañuelas.
Me vestiré de bicho indecente y te acompañaré en tu soledad.
Dibujaré el mundo en mi espalda, y me reiré mientras tu piensas que color va mejor al lado del rojo y pintas un sol entre mi lunar y esa marca que me dejó el asfalto.
Acompañame a lo absurdo que a mi solo me queda pintarme los labios y ponerme algo de rimel.
Puedes mirar mientras me termino de arreglar el pelo. Aunque ya sabes, no me durará, en dos minutos te pediré el boli que siempre llevas en el bolsillo de la camisa, para recogerme el pelo.Y a falta de el, bien valdrá cualquier palito tirado en la calle.

Me voy, que tengo que salir y poner entre tu silencio y mis mosqueos una falda corta y un poco más de rimel.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

k triste, pero es bonito

Sinvoz dijo...

"Me voy, que tengo que salir y poner entre tu silencio y mis mosqueos una falda corta y un poco más de rimel"

Buen consejo, si señor!!!